dijous, 15 d’octubre de 2009

¿Que hacer con estos cacharros?



".... no es de nuevo cuestión de oportunidad o sentimiento el que debamos conservar los edificios de tiempos pasados o no. No tenemos derecho alguno a tocarlos. Pertenecen en parte a aquellos que los construyeron, y en parte a todas las generaciones de la humanidad que nos seguirán."

Entre los enfoques, este es el más inflexible y radical que conozco, la cita pertenece a una de las lámparas del puritano John Ruskin. O sea, que estas ruinas, u otros edificios del pasado, no los podemos ni tocar, entre otras cosas porque no nos pertenecen, sólo somos algo así como sus gestores -podemos cobrar entrada y poco más-.

No tan radical, pero igualmente contundente es nuestro amigo Isidre: "si no sirve, dinamita". (1)
(1) Y como va de citas: "el poder especial de la cita (...) nace de su capacidad de hacer limpieza con todo, de extraer del contexto, de destruir", una cita sobre citas de Walter Benjamin sustraída del El hombre sin contenido de Giorgio Agamben

No seré yo quien vaya a dinamitar el Partenon, de eso ya se encargaron turcos y venecianos (rematando la faena diplomáticos e historiadores británicos). Ya me gusta tal y como está, no veo la necesidad de reconstruirlo. Tampoco voy a negar que me siento incómodo cada vez que pago una entrada (en este caso muy asumible) para convertirme en un turista que va a contemplar un "monumento histórico". Al cruzar el rodillo uno entra en un nuevo espacio, se produce un proceso de enajenación donde, como en la cita de Benjamin, el objeto es sustraído de su contexto (histórico, cultural, social....), es desligado de cualquier tradición. Cómo un coleccionista que, arbitrariamente, en nombre de alguna autenticidad, libra un objeto "de la esclavitud" de ser útil (y de pasada, aumenta su valor). Extrañados, fuera de contexto, son objetos incomprensibles, uno solo puede apelar al prejuicio o a la cita aprendida en algún medio.

Volviendo a Agamben: "la ruptura de la tradición abre una época en la que entre lo viejo y lo nuevo ya no hay ningún vinculo posible más que la infinita acumulación de lo viejo en una especie de archivo monstruoso", y ahí estamos produciendo trastos kitsch y acumulando cacharros.

El teatro romano de Plovdiv, Bulgaria,
un "equipamiento" aún en uso, un elemento más del paisaje urbano

Tengo entendido que nuestro querido ayuntamiento ha propuesto cobrar entrada para "visitar" el Parque Güell (¿desde cuando un parque se visita?). De esta forma enajenará otro pedazo de nuestro paisaje urbano y sentimental, de nuestra tradición, para entregarlo a las huestes de turistas y visitantes, entregados a su belleza e imposibilitados de comprender nada. Perdonen que me ponga melodramático, es que a uno le jode no poder volver a pasear con las novias de la adolescencia por el parque, y no porque ya no sea adolescente.

la mirada de Isidre sobre el Parque Güell
Sin duda no parece la mejor manera de gestionar el turismo, separando turistas de autóctonos, dándoles a los primeros un brazalete, mirándolos con ojos de dolar y cobrándoles por pasear, mientras que a los demás nos quitan nuestros paisajes de infancia y adolescencia. +
P.D.- si algún día la reconstrucción del pabellón de Alemania tuvo sentido, lo perdió en el momento que empezaron a cobrar entrada, y yo perdí un magnifico lugar para ir a leer.

4 comentaris:

  1. Me parece que la cita de la "dinamita" la tengo que matizar, o voy a recibir muchos palos... No estoy en contra de los cadáveres: me encantan en muchas de sus versiones: a medio pudrir, resucitados a lo Frankenstein, desaparecidos en el fondo del mar... Lo que ya me da repelús es que haya tanto embalsamado... Joder, una altra entrada per al blog... Apa, m'hi poso.

    Per cert, el Pavelló Alemany jo el trobo ben posat. Molt ben posat. Amb en Jordi Pruna vam fer un concurs de què fer amb ell, i la cosa era tan senzilla com moure la tanca del Poble Espanyol per tal que quedés integrat dins del tinglado aquest. Això donava peu a ampliar el Poble amb arquitectures contemporànies: que si una parada de metro d'en Foster, que si les catacombes del Museu Romà de Mèrida d'en Moneo... Evidentment, no vam passar ni la primera ronda del concurs, i així li ha anat a Barcelona: que si Fòrums amb Herdog&DeMeuron de tercera fila, amb un Bohigas que s'encaparra a continuar perpetrant edificis, i etcèteres mil i lamentables.

    ResponElimina
  2. Sí, a mi també m'agraden els cadavers, però he de dir que els resucitats a lo "zombie" no hem deixen tranquil.
    Respecte al concurs potser és que no veu donar amb el objecte de projecte:"decidir on es posa la tanca", portar-la fins a plaça Espanya? seguir Gran Via enllà? pujar-la fins a la Diagonal? les rondes? no es fàcil.
    ah, per cert, el que canvi de nom no deu tenir res a veure amb aquesta última entrada?

    ResponElimina
  3. Ah, el canvi de nom... Ara estava a mig redactar un correu explicatiu... És que el món de la construcció no té Viagra que el foti trempar de nou, i l'altre... doncs això, la Viagra i cap amunt...
    Obrir horitzons, cames, braguetes...
    Fem una enquesta?

    ResponElimina