dimarts, 29 de desembre de 2009

Más luz, más Navidad, más Barcelona.



La coña marinera es que tal prodigio viene de la mano de los autores del "menos luz, menos Navidad, menos Barcelona" del año pasado. Los mismos. Porque a alguien se le ocurrió cómo contaminar la mitad: pues apagando la mitad de las luces. Las primeras Navidades de la crisis (estas ya son las segundas) , y a oscuras. Ya puestos, hubieran podido regalarnos cúters para cortarnos las venas, pero en su lugar nos dejaron algo mejor: unos árboles de Navidad a pedales que nos costaron una millonada. Y como a nadie le daba por meterse a emular a Induráin o Lance Armstrong, acabaron conectándolos a un generador. Impresionante. Temo que quien no esté al tanto de las peculiaridades del día a día barcelonés se tome esto como un relato del absurdo (que lo es), pero no: de ficción no tiene nada... Bien está enmendar errores, pero regodearse con cartelitos como éstos me pone de mala leche. Si me dedico a meter el dedo en ojo ajeno, a la que me aburra y me dedique a otros menesteres no es razonable que me pida una medalla por mi contribución al cese del dolor ocular. Pero es lo que dicen de la política: el arte de aplicar soluciones erróneas a problemas inexistentes. Así andamos.


dijous, 24 de desembre de 2009

Bon Nadal y un acojonante 2010!!!


dissabte, 19 de desembre de 2009

NOSTALGIA

Cuna de agnósticos, pecadores, filisteos y otros personajes de este filme en blanco y negro que es la vida.
Consuelo éste de compartir con ellos -mis amigos- simplemente un lápiz.

Demasiados instantes dónde lo imposible se ha hecho realidad. El lápiz -otra vez- digno e impoluto "celestino" de una amistad irreprochable.

Recuerdos de viajes, países y ciudades. Yantar feroz y convulso del caminante que hipoteca su tiempo dibujando a ras de tierra; como los gatos, o quizás, de los grisáceos adoquines.

Y ahora, víctima de un ataque de celos fruto de un amante compartido, que esta vez me ha sido infiel. Nada amigos, disfrutad lo como si fuera mío.
Que os vaya bonito..................................
El siempre vuestro


dimecres, 16 de desembre de 2009

Dibujar en Florencia, ayer. Mañana, Roma.


Vista panorámica de Florencia, donde la pereza me propuso un tríptico para ahorrar trazo...

Pues entre "estamos que no estamos" y el "vamos vamos que nos vamos!", tenemos el blog medio marchito. Nuestras más sinceras disculpas. Pero cada año a un arquitecto se le acaba el mundo dos veces: antes de Navidades, y durante el mes de julio. A los clientes les pone cachondos que los proyectos duerman el sueño de los justos durante las vacaciones y más allá.


MG dibujando ante el Santcti Spiritu de Bruneleschi.

Además, este viernes zarpamos a Roma, en un viaje que organizamos los profesores de dibujo de la escuela de Arquitectura de Barcelona de La Salle, de la Universitat Ramon Llull. Por la noche nos montamos en un ferry de la Grimaldi a surcar el Mediterráneo, con más moral que el Alcoyano...


Alzado del pórtico de los Inocentes.

Viajábamos entonces la semana posterior a Semana Santa, buscando un clima más benigno y unos días que ya le pisaban los talones a unas noches en retirada. Para hacer la cosa más interesante, este año toca experimento y nos vamos los días más breves y con un invierno que ya galopa. Si la cosa va bien, el año próximo repetimos. Si va mal, me temo que también. Ay, ay, ay...


Sandra Moliner, pinturrajeando bajo el pórtico de los Inocentes.

De Roma, ya hablaremos. A la vuelta. Como aperitivo miraremos atrás, dos años atrás, a Florencia. Otro viaje, otros alumnos, los mismos amigos.... casi.


Pep Gorgas (así como abstracto) con el Sancti Spiritu a sus espaldas.

Manel ya no repitió viaje. Lisboa, Granada y Estrasburgo quedaban atrás. A él le esperaba el Japón, buscando que allí la arquitectura de lo visual fuera, además de invisible (que lo es), inodora (que no lo es). Vanas ilusiones...


De derecha a izquierda, Manel González, lujo de pluma de este blog, y Raimon Ferré..

Pese a las caras largas, show must go on...


Guillem Bosch con pinta de enfermo, aunque sospecho que el virus era yo...

Yeah!!!

dimarts, 8 de desembre de 2009

FRAGMENTO DE UNA CONVERSACIÓN CON J. SMITH


No sé si se debe a la ingesta de amanitas muscarias, o a que me puse hasta el culo de comer tofu mezclado con sake caliente. Mi amigo Takashi tiene la prudencia de invitarme a Tokio cada vez que siento náuseas de estar en mi país -si es que existe un país de alguien, claro-. Estaba hastiado de diseñar sanitarios para ciudadanos que piensan que sus heces ya no son como las de antes. Ya no podía más y decidí visitar a mi amigo para desaparecer una temporada. Ansiaba encontrarme de nuevo con un mundo envuelto de quimonos, tabis y biombos de shoji.

Tsukiko y yo siempre habíamos tenido la tentación de revolcarnos en un cabin-hotel situado en un tugurio cercano a la calle 69, con claras ambientaciones cinematográficas; esta vez nos inclinamos por "sopa de ganso" de los hermanos Marx. Mi punto de inflexión y de conciencia rozaba el coma etílico y, el de mi apuesta amante, tres cuartos de los mismo; eso sí, el de ella producido por las sustancias alucinógenas que contenían las setas.
Entre tanto movimiento convulso y después de expresiones corporales zigzagueantes, di de bruces contra un pavimento repleto de panfletos, diarios y revistas que precisamente no convidaban a la lascivia. Entre ellos un titular que más que categorizar, propinaba un buen varapalo a todos los aforismos aparecidos en las páginas de contactos de la prensa nipona: " la Arquitectura es un Arte Visual". La noticia continuaba urdiendo toda clase de argucias propinadas por la liturgia de un célebre arquitecto checo llamado J. Smith y, de cuyo nombre y procedencia, aún sigo dudando. La lucidez del momento me propinó una aceleración rápida de exabruptos impropios de un diseñador de sanitarios de recocida talla y reputación, pero lo primero que se me ocurrió fue: ¡Será gilipollas ese puto checo anglosajón con cara de obstrucción intestinal! ".
Lo reconozco, ese tal J. Smith me volvió a poner cachondo, y su cara aún más. Acompañé a Tsukiko a su casa y prometí no beber más por aquella noche puesto que mañana me disponía a visitar el congreso ese de mentecatos para hablar cara a cara con ese aprendiz, o, simulacro de arquitecto, que contemplaba los peep shows como los cuadros de E. Hopper.
El cambio del sake caliente por el café aceleró las partículas de mi enjuto y cochambroso cerebro, tarea imprescindible para localizar al codiciado personaje una vez el tren bala me dejó en la misma puerta del auditorio. Decidí no andarme con rodeos increpándole de manera decidida.

- Hola, soy Thomas Cock, diseñador de piezas y elementos sanitarios, me gustaría charlar con usted acerca de algunas afirmaciones aparecidas en el Tokyo Shimbune de ayer.
- Bien, buenos días, encantado de hablar con usted, Sr..................¿Cock?
- La verdad es que me parece deleznable que suelte este panegírico en una conferencia dónde asisten jóvenes universitarios. - Y continué - En plena época de crisis, tanto cultural como de los sistemas económicos establecidos, soltar este tipo de improperios me parece más propio de un telepredicador que de un arquitecto de reconocida fama mundial.


J. Smith me miró impasible, impertérrito y me respondió con una locuacidad voraz:

- Diga lo que diga usted, des de la época de Alberti ha "desaparecido" la arquitectura. Estaría dispuesto a admitir que solo con algunas excepciones.

Después de la resaca de ayer pensé en saltarle directamente a la yugular, pero finalmente opté por entrar al trapo; y yo, ignorante de mí, que creía haberme desprendido ya de esas afirmaciones atávicas, anacrónicas y un tanto casposas. Además me pregunto: ¿Qué coño tiene que ver la arquitectura visual de los órdenes que aparecen en los tratados de Serlio, Vitrubio y Alberti con el concepto de belleza de nuestros días? , ¿Cómo es posible considerar la estética una finalidad y no una consecuencia?
En fin, no haberse enfrentado con la cruda realidad tiene esas cosas. Hay arquitectos que aún piensan que los ciudadanos prefieren pasear por la calle gozando de la armonía y la proporción de la estética superficial de sus fachadas, que vivir hacinados como pollos de granja. Y continué:

- Eso de arte y arquitectura es una pura coincidencia, como la suegra o la horma del zapato. Relacionar arte con arquitectura es no tener ni zorra idea de lo que llevas entre manos, y mucho menos sin entender todo aquello que dice Alberti sobre el orden y la regla de la Arquitectura (curiosamente y, después de unos cuantos años, también lo repite E. Souto Moura). Regla y orden, entendidas como ciencia que coloca los objetos en el espacio que les corresponde. Un espacio generado por el vacío producido por el hombre, que es el único que establece relaciones de escala y proporción entre las partes. En fin, una arquitectura que sólo existe si el ocupante es capaz de percibir todas sus innumerables conexiones que se extienden entre percepciones psicológicas, necesidades funcionales y abstracciones emocionales.
Además, –añadí- la belleza de la arquitectura trasciende de lo "visual", es más, se encuentra a medio camino entre el orden y la complejidad. Del mismo modo que no valoramos las ventajas de la seguridad sin una sensación de peligro, sólo ante un edificio que filtree con la confusión captaremos la dimensión de la deuda que tenemos los arquitectos con nuestra capacidad de poner orden.


Seguí con otra afirmación pero quizás de un modo más bien escatológico que, dada mi profesión, me pareció de lo más elocuente.

- ¿Piensa usted Sr. Smith, que una persona con ganas de cagar se pasa todo el tiempo gozando del lindo diseño de lavabo de Corian, en lugar de sentarse en la taza de váter diseñada para tal efecto?

Quería seguir hablando de la relación de la arquitectura del barrio luso del Chiado con la Peste, pero el ínclito profesor, se volvió para saludar a otro visionario de su etnia cultural trasvertida, emplazándome a la hora del té para seguir hablando del tema................................
Luego pensé que con sus problemas de estreñimiento seguramente no le había sentado demasiado bien la afirmación.

La verdad, es que no tenía ganas de seguir hablando con este soberano capullo y, después de pensarlo bien, dejé en el Bar y a su atención, esta nota:

"Estimado Sr. Smith, la arquitectura que consideramos bella, en cambio, es obra de esos excepcionales arquitectos que poseen la humildad de interrogarse adecuadamente acerca de sus deseos, y la tenacidad de traducir sus percepciones fugaces de alegría en proyectos lógicos; una combinación que los capacita para crear entornos que satisfacen necesidades que ni siquiera éramos conscientes de tener.¿Arte visual?, y una mierda.............................

Respetuosos saludos,


T. Cock"

dijous, 3 de desembre de 2009

En defensa de los derechos fundamentales en Internet



En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.



Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

diumenge, 29 de novembre de 2009

No ver tres en un burro, o de la arquitectura como "arte visual" (agh..! qué grima!)




En una reciente y ficticia estancia en Japón, estuve localizando exteriores para la primera incursión de Enric Serra en Hollywood (una superproducción donde Sharon Stone y Susan Sarandon encarnarán a Zipi y Zape, y es que o se le daba un aire feminista a la cosa, travistiendo a los gemelos, o el Ministerio de Igualdad no soltaba un euro).

Agobiado por el mundo del celuloide, harto de sushi no moriwase y taja perdido por abuso del sake, decidí darme un respiro y buscar alguna actividad relacionada con mi antiguo empleo. Así que, tras consultar la Guía del Ocio de Tokio, reservé plaza para una master-class destinada a aprendices de arquitecto. La oficiaba el afamado arquitecto checo John Smith, un señor así como muy leído que va y les suelta a los chavales que "la Arquitectura es un Arte Visual". Dio pruebas: "todos los grandes arquitectos que han existido, de Vitrubio a Le Corbusier, así lo pensaban". Para cagarse: según el checo, la Arquitectura queda reducida al nivel de la papiroflexia y el macramé, merecedora, como mucho, de una entrada en la extinta "Enciclopedia Salvat de la Mujer".

Vamos a ver. Sí, la Arquitectura goza de un componente visual, al igual que un bocadillo de chorizo: ante un embutido que cada día huele menos a embutido, casi que el primer estímulo que le llega a uno es el visual. Pero... ¿se le ocurriría a alguien soltar que la gastronomía es un arte visual?

No creo en una Arquitectura con el acento puesto en lo visual. Es relegar al arquitecto al papel de decorador, en el mal sentido de la palabra (suponiendo que lo haya uno bueno, claro). Es no entender una mierda de qué es lo que nos jugamos. Es una prueba de que si así nos va, es que igual nos lo hemos ganado a pulso, soltando chorradas como ésta.

La Arquitectura, como tantas otras actividades, es una cosa mental. Una operación intelectual muy compleja donde el arquitecto ha de tratar de dar una respuesta unitaria y feliz a:

- la resolución de un programa,
- la satisfacción de los deseos del cliente,
- las soluciones constructivas que garanticen el confort adecuado,
- la racionalidad de la propuesta en términos económicos y de ejecución,
- el encaje de todo ello en la construcción de un pedazo más de ciudad, de una ciudad mejor,
- la dirección de todos los agentes que intervienen en el proceso.

Hablar entonces de "Arte Visual", ¿no es tratar de convertir la anécdota en categoría? (Y de la coletilla "Arte", ya hablaremos, que manda huevos...) Parte del problema, se debe al hincapié que se ha hecho en entender la Arquitectura en términos de "espacio", obviando así la potencia de la Arquitectura como generadora de "lugares". Y es que en el "lugar" encontramos también la pura geometría, la visibilidad de la cosa; pero a la vez se halla presente la marca de la memoria y del hecho cultural. Habrá segunda parte.

dijous, 26 de novembre de 2009

He utilizado la imaginación (sobre "Los límites del control", de Jim Jarmush)

esta es la frase clave, el nudo gordiano de la última pelicula de Jim Jarmush, con ella resuelve, y nos ahorra a los espectadores, el engorroso episodio de como el protagonista, un magnífico Isaak de Bankolé, burla la vigilancia de la imponente fortaleza del poder, del Control. Porque The Limits of Control es el nombre de la película, y para Jarmush es la imaginación el instrumento de ruptura del Control: "la realidad es subjetiva" nos dice el protagonista en una de sus pocas frases, ese es su punto debil, y la imaginación es la tentativa de negar el poder ("la vida real" que dice Bill Murray interpretando a el Control). Acompañamos a un frio y controlado protagonista en un viaje donde estoicamente rechaza la seducción sexual, y donde se cruza, intercambiando mensajes y escuchando consejos, con el arte, el conocimiento y las drogas, evasiones fuera de la vida real según Control, y que intuimos que Jarmush considera lo único que realmente merece ser vivido.
Así que discutiendo después del cine, no tardó en aparecer Baudrillard, y la imaginación en el centro de los dispositivos de poder, la imaginación (o creación de imágenes) como medio de seducción que genera el deseo, el dispositivo esencial de la sociedad de consumo. O sea, que nos vamos a casa sin acertar a saber si Bankolé era o no un agente doble, y con la duda de si ser agente doble es el destino del artista contemporáneo, o incluso del arquitecto en la medida de la capacidad de generar nuevos imaginarios.

Es evidente que los arquitectos somos capaces de crear, o reproducir imaginarios por otros creados, destinados a la seducción y al estímulo del consumo. Pero, ¿es esta imaginación capaz de inquietar a nadie?, sinceramente, yo no veo caras de preocupación, quiero decir en clientes u otros agentes de control. Como mucho si a alguien puede liberar la capacidad de imaginar serà a nosotros mismos, y es que el viaje de Bankolé es un viaje interior.


Lo que sí sabemos es que hemos disfrutado, y mucho, de unas bellisimas, y controladas, imágenes, acompañadas de una cuidada música, que como en las variaciones de una sonata clásica se repiten delicadamente a lo largo de las casi dos horas de película. Quizá, como dice Nini, detrás de estas frías y distantes imágenes sólo hay imágenes (del propio Jarmush, en este caso) y ella prefiere, seguramente yo también, a aquellos autores que lejos de escudarse o buscar subterfugios, se enlodan, y embarrados hasta el cuello no les da miedo el ridículo.

No está de más decir que es todo un placer discutir de cine con Nini, y que esta entrada nace de la estimulante conversación con ella.

dimarts, 24 de novembre de 2009

Éramos pocos y parió la burra. Se reemprenden las obras del Ateneu Torrellenc.

Vamos allá...





Continuando con el refreaneo burro, la cosa viene rodada: y es que ÉRAMOS POCOS Y PARIÓ LA BURRA! Otra obra que empieza este martes, junto a la escuela de educación infantil y primaria de Mallorca que os comentábamos ayer. Ni el Foster ese, tú. Vale, la cosa empezar empezar, no empieza, que tan sólo se reemprende tras un año de parón por cambio de empresa constructora, pero "Déu n'hi do"...


Igual alguien lo ha descifrado, recomponiendo la fachada "gruyerizada" que hay garabateada por arriba: se trata de un ateneu (ateneo), un centro cívico con teatro y salas de ensayo varias, situado en Torrelles del Llobregat.



Aproximadamente, se trata de un edificio de nueva planta, peeeero... conservando media crujía de un edificio anterior por aquí, que si el acceso a través del bar por allá... Y todo esto en un emplazamiento más encorsetado que un par de tetas de esas que bailaban el can-can. Y una riera (torrente) que pasa bajo sus faldas. Y el Ayuntamiento justo al lado. Y acceso por dos calles con cinco metros de desnivel entre las dos. Y... Una pesadilla de cojones, vaya.



Pero lo peor (creo) ya ha pasado. La estructura está terminada, incluso de paletería queda muy poco por ejecutar. Ahora es el paso de las instalaciones, revestimientos, solados, mobiliario...



Y mientras tanto una cierta ansiedad, un frenesí metido en el cuerpo. Como en cada obra. Supongo que porque cada proyecto es como un hijo, sobre el que uno vierte todas las energías hasta el día en que, emancipado, te manda a tomar gárgaras, ingrato él. En fin, vaya semanita de ir metiendo la semillita por ahí... Me reafirmo en que las casualidades, no existen...



FICHA TÈCNICA: Ateneu Torrellenc. El que subscribe de arquitecto. Aparejando, Manel González. Promueve MMAMB y Ajuntament de Torrelles de Llobregat.


dilluns, 23 de novembre de 2009

El parto de la burra. Inicio de las obras de una escuela en Maria de la Salut, Mallorca.



Increíble pero cierto: este martes partimos a Mallorca, a un pueblecito cerca de Sineu: Maria de la Salut. Por fin vamos a firmar el inicio de las obras! Bueno, no, por fin no, que ya será la segunda vez que lo intentamos, pero es lo que dicen: que a la segunda va la vencida. ¿O era a la tercera? Ay, ay, ay...

Pues en este emplazamiento idílico se ubicará una escuela de educación infantil y primaria, hija de un proyecto de parto extenuante: casi cuatro años de empujar y respirar, empujar y respirar... Y uno se desfonda, claro. Aunque a la que uno ve el sitio... la ilusión le sale a borbotones!

Un programa enorme para un emplazamiento menguante: desde el inicio, la intuición de fragmentar, romper volúmenes, buscar la escala de la localidad... Otro día, más.



Fachada a levante, por donde se accede. A colorines, lucernarios a plantas inferiores, delimitando los patios de los más peques.



Fachada a sol poniente, la que da a la pista polideportiva.


Planta 2, la de arriba de todo que coincide con el acceso. Sí, es un edificio al que al llegar, toca bajar.



FICHA TÈCNICA: Escola a Maria de la Salut. Manel González Solanes, Isidre Santacreu i Tudó, arquitecos. Promueve IBISEC.

dijous, 19 de novembre de 2009

RAPSÒDIA PER TOTS AQUELLS ARQUITECTES QUE VEUEN EL MÓN PER UN FORAT




Formes zoomòrfiques, amebes, regionalisme crític, Rossi, Venturi, Post Modernisme de segona generació……
Què collons ! Un bon armari i, el demés, són hòsties...........................


diumenge, 15 de novembre de 2009

Urtain, un viaje hacia una España triste


Urtain para mí era un personaje desconocido, tengo treinta y pocos y soy extranjera, eso me da licencia para que tal nombre o apodo, como descubrí después, no me suene de nada. Total, que el domingo pasado, fui a ver al Romea, una obra que yo creía basada en su vida, es decir, en la vida de un boxeador famoso en España en los años 70: Urtain. Siguiendo la recomendación de Daniela fui al teatro esperando ver una biografía. Pero no, no era eso, no era sólo eso, o, en cualquier caso, era también una biografía de España, de la transición. De cómo España pasa de tener una educación sentimental y una propaganda basada en valores caducos a ser un país con sus altibajos pero aceptablemente moderno. Debí sospecharlo tratándose de un montaje de Animalarío, aunque confieso que apenas conocía la compañía.

Urtain o el tigre de Cestona es un hombre básico que engañado por otros y jaleado por su vanidad animal pretende a base de fuerza bruta y amaños ser un boxeador de éxito, una celebridad de la lucha. El machito español, que no sabe ni hablar ni boxear, empieza su andadura lanzando piedras en su pueblo natal para luego ser utilizado y manipulado por una prensa corrupta y mediocre a servicio de un régimen populista que lo erige en símbolo de la valentía española. Porque, textualmente, el corazón de España se halla en los cojones.

Y de todo esto no hace tanto. Y de todo esto aún hay bastantes muestras hoy en día tanto en el bar de la esquina, como en los medios de comunicación o incluso los domingos en las comidas familiares.
Asistiend a la obra, poco a poco, a una se le encoje el corazón y al final no sabe si llorar por la suerte del pobre Urtain o por una España que hasta hace tan poco esalzaba unos valores tan brutos.

La manera de conseguir que el drama vaya in crecendo es deliciosa, toda la obra es un flash-back, que arranca con el suicidio de Urtain en el 92 poco antes de la inauguración de los juegos olímpicos y acaba prácticamente con la muerte del propio padre de Urtain en una taberna a causa de una apuesta salvaje. O lo que es lo mismo, arranca con la primera vez, después de décadas, en la que España se intenta mostrar al mundo con nuevos códigos y va retrocediendo a una España negra en la que el poder utilizaba los símbolos más rancios para promocionarse. O lo que es lo mismo arranca del suicidio del hombre fracasado por no saber decir te quiero y acaba en el tiempo en que los hombres estaban orgullosos por no saber llorar.

Animalario, nos coloca un ring casi entre las butacas y toda la obra sucede ahí extremando la metáfora de que la vida es una lucha. Los recursos y el lenguaje son además muy creativos y eficaces para que con apenas 8 actores se logre construir de manera verosímil una profusión de espacios y personajes relevantes en el relato que narra 4 décadas. Urtain es un espectáculo que renueva el lenguaje del teatro, con una verosimilitud enorme sin perder un ápice de teatralidad, mezclando géneros sin complejos para mantener el espectador en vilo de principio a fin. Y termina con el público aplaudiendo de pie.

Urtain está en cartel en Romea hasta el 22 de noviembre
.

dijous, 12 de novembre de 2009

Masturbaciones.





Hablábamos ayer de las pajas con las que algunos arquitectos salpican a la ciudad. Y, antesdeayer, este mismo blog llevó por nombre (aunque fugazmente) "suministro de poluciones", una mutación del nombre original ("suministro y colocación") . Nos tememos que para quien fuese de fuera del gremio era difícil de pillar, así que pasando mil de márketings y estrategias de mercado hemos adoptado este título cambiante.

Así nos va.

Y llegamos a hoy. Cuando hemos podido constatar que las casualidades no existen.

Es fantástico: cuentan los periódicos que la Comunidad Autónoma de Extremadura está montando unos talleres donde enseñan a masturbarse a jóvenes de entre 14 y 17 años. Bueno, no, no es tan fantástico: a mí la iniciativa me pilla crecidito y tan lejos de Extremadura como de París (por cierto, aprovecho la ocasión para mandarle un saludo a mi hermana, que hace ya no sé cuánto tiempo que habita en la capital del Gabachistán: un petó, marrana!) Perdón, no me he podido resistir. A lo que íbamos: cómo me hubiera encantado que a los 14 años los de la Generalitat me mandaran a una monitora madurita para que me enseñara con pelos y señales todos los intríngulis del arte masturbatorio... Orgásmico. Lo cuenta con mucha gracia Quim Monzó en su columna (!) de La Vanguardia de este jueves.

Pues nada, yo a lo mío, que es la Arquitectura.

¿O no anda muy lejos una cosa de otra?






dimarts, 10 de novembre de 2009

eclipsi de Moritz


Comentaris a la xerrada de l'Arnau Solé sobre els Contenidors i l'Arquitectura Comentarios a la charla de Arnau Solé sobre contenedores y Arquitectura




Tots els sants tenen vuitada, que em deien de petit. És a dir, que ja em perdonaràs, Arnau, que comenti tard, gairebé passada la "vuitada" des de la teva xerrada. Va estar molt bé. Molt. Vas saber aplicar eficaçment la fórmula einsteniana: "si expliques res que la teva àvia no entén, és que no et saps explicar". D'àvia no n'hi havia cap, però si hagués estat així s'ho hagués passat teta.

Llego una semana tarde a comentar tu charla sobre contenedores, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Y fue buena. Aplicaste Einstein a rajatabla: está mal formulado todo lo que no vaya a entender tu abuela. Abuela no había, pero hubiera entendido. Seguro.

Crec que l'arquitectura és massa important com per deixar-la només en mans d'arquitectes, i tot el que sigui provocar una reflexió entre la resta de la gent és positiu. Sempre que la gent s'avingui a reflexionar, que aquesta n'és una altra, és clar.

Creo que la Arquitectura es demasiado importante para dejarla en manos de los arquitectos. Todo lo que sea contagiar la reflexión sobre la Arquitectura es positivo, siempre que se acabe reflexionando, claro.

Hi he estat rumiant aquests dies (és un piropo: vas sembrar la llavor del dubte...). El protagonista no només va ser el contenidor, també ho va ser l'autisme aplicat a l'embolcall de l'arquitectura. I és que si un contenidor és un element refractari a tot el que passi al voltant i dins seu (hi ha una definició més allunyada del que és Arquitecura?), molts projectes que veiem avui en dia (i que van sortir a la teva exposició) malgrat no siguin exactament contenidors sí que comparteixen aquest autisme en la relació amb la ciutat.

Tu charla (va de piropo) me ha hecho pensar durante toda la semana. No sólo hablaste del contenedor: apareció a escena el embalaje de lo edificado. Creo que fue lo refractario a lo que les envuelve y a lo que contienen de los contenedores lo que conjuró esas referencias a una Arquitectura autista respecto de la ciudad.

Als meus alumnes de primer d'arquitectura, els insisteixo en que l'Arquitectura es diferència del disseny industrial en què no comença i s'acaba en l'objecte, sinó que s'arrela al seu entorn immediat. Per això la importància de quan dibuixem un edifici, també hi hagi quatre ratlles sobre el que passa al voltant seu. L'Arquitectura serveix per construir ciutat, i ciutat és relacionar-se. A partir de quantes cases una ciutat és una ciutat?, es pregunta Fernand Braudel a "El Mediterráneo" (no sé si hi ha traducció al català). La resposta és evident, si es té en compte que hi ha pobles de centenars de milers d'habitants, i ciutats d'uns pocs mils: la ciutat no la fa l'amuntegament, sinó la força de les relacions internes que sigui capaç d'establir.

A mis alumnos de primero de arquitectura les emplazo a meditar sobre la diferencia entre lo arquitectónico y el diseño industrial: es una diferencia sutil en la que media un arraigarse en el entorno inmediato, saber que una obra arquitectónica no empieza y acaba en ella misma. Por eso exijo que cada dibujo diga un par de palabras sobre lo que rodea al edificio. ¿A partir de cuantas casas una ciudad se considera ciudad? Se lo pregunta Fernand Braudel en “El Mediterráneo”, para encontrar la respuesta en una constatación: hay ciudades de unos pocos miles de habitantes, y aldeas diez veces más grandes. La ciudad no es simple adición, puro amontonamiento de cemento: la ciudad es la fuerza de las relaciones internas que sea capaz de generar.

Per això m'irriten els exemples d'autisme que patim a la nostra ciutat. L'exemple paradigmàtic és el pollastre que hi ha muntat entre el Teatre Nacional d'en Ricardo Bofill i l'Auditori d'en Rafael Moneo. Dos arquitectes que han estat capaços de realitzar algunes obres molt i molt interessants (Walden 7 i el Museu Romà de Mèrida, posem pel cas) però que el dia que es van posar a treballar en aquests dos projectes hagués estat millor que es masturbessin a casa en comptes de fer-ho amb un projecte. En Bofill que fot un teatre bonic o lleig (donem-li el benefici del dubte, tot i que manda huevos) i el fa obrir a un jardí tancat a la ciutat mitjançant una tanca cutre de simple torsió on s'hi enfila el lligabosc. Després, arriba el gran Moneo i com que no li agrada el que té davant, l'hi dóna l'esquena. Això sí, amb un auditori que vesteix unes robes la mar de mones, de bonics estampats industrials. Mentrestant, l'Ajuntament "no sabe, no contesta", i la ciutat que es faci fotre: dos equipaments culturals de primer ordre, contigus, incapaços de compartir un espai urbà en comú (algú recorda el Lincoln Center de NY?, serveix per a res ser una generació tan viatjada?) És tan bèstia el "desaguisado" que a algú se li acudeix que per combatre els vicis onanistes d'aquest parell, seria bo que la Zaha Hadid hi fotés el nas i ho convertís en un menage a trois... L'arquitecte del deconstructivisme, cridada per... posar ordre... No, si al final prendrem mal...

Por esto me irritan los ejemplos de autismo que padecemos en nuestra ciudad. Ejemplo paradigmático lo encontramos en la relación (¿?) establecida entre el Teatre Nacional de Ricardo Bofia y el Auditori de Rafael Moneo. Dos arquitectos capaces de desarrollar proyectos muy felices (Walden 7, Museo Romano de Mérida…) pero que el día que les tocó resolver el pollo ese en Barcelona hubiéramos salido ganando de haber dejado sus poluciones solitarias alejadas de estos proyectos para reservarlas al ámbito más privado de un aseo. Bofia que va y pare un edificio que será feo o bonito, pero le confiere el acceso a un jardincillo delimitado por una cutre salchichera valla metálica cubierta por una enredadera. A continuación, llega Moneo y se cabrea porque no le gusta la bofillada, así que le da la espalda. Esto sí, al Auditori lo viste con un precioso traje de bonitos estampados industriales. Mientras, el Ayuntamiento que nos sabe, no contesta. Y la ciudad a joderse: dos equipamientos culturales contiguos de primera magnitud, incapaces de compartir un espacio urbano en común con el que sumar sinergias (¿alguien recuerda el Lincoln Center de NY? ¿tanto viaje de aquí para allá para no ver nada?) Es tan salvaje el desaguisado que a alguien se le ocurre la brillantez de combatir los vicios onanistas de estos pintejas llamando a Zaha Hadid, a ver si lo convierte en un menage a tríos más digerible. La reina de lo deconstructivo, llamada para… poner orden! Hay que joderse…







dilluns, 2 de novembre de 2009

Contenedores

El miercoles 4, o sea pasado mañana, daré una charla sobre "contenedores" en la trastienda de un bar de Barcelona. Por si alguien creía que sería algo técnico, cosa de arquitectos, en este sentido nada que temer: no me interesa la chapa colaborante de un contenedor y sus posibilidades, o más bien, si que me interesa pero no creo que le interese a casi nadie más.



Voy a hablar del contenedor como metáfora y modelo arquitectónico de éxito. En cada tipología, en cada modelo y propuesta arquitectónica o artística subyace un programa ideológico, hablaré sobre esto intentando aportar algo de luz al porque del éxito del edificio-contenedor que inunda nuestras ciudades.

Destinado sobretodo a no arquitectos.



Ficha técnica: Cena-charla Bar Nostromo, 4 Noviembre 20:15, c. Ripoll 16 precio:20€, asistencia contactar con Joan : joan.fontbernat@gmail.com

diumenge, 1 de novembre de 2009

El viaje (I)

momento de contemplación en dalat. Vietnam
Necesidad de viajar, física, mental, espiritualmente…para conocer. El viaje nos abre a experiencias nuevas, es ese momento en que el estado contemplativo convive con el creativo y se produce el desprendimiento de prejuicios y de conocimientos previos como verdades absolutas. Desprendimiento = aprendizaje = viaje. (1)

Desprendimiento = Acción de desprenderse (echar de sí). Desapego, desasimiento de las cosas. Largueza, desinterés. Separación de un órgano o de parte de él del lugar en que estaba. (2)

Retroceder, volver atrás y observar otras culturas, otras formas de vida que van detrás de la nuestra para así volver a la esencia. Marcel Duchamp habla sobre el alejamiento de lo que conocemos para aprender y conocer, lo que vendría a ser, olvidar lo que ya sabemos para mirar con ojos de niño.

Aprendizaje = Acción y efecto de aprender algún arte, oficio u otra cosa. Tiempo que en ello se emplea. Adquisición por la práctica de una conducta duradera. (2)

Así como algunos pueblos primitivos enviaban a sus jóvenes a emprender un largo viaje iniciático, donde debían enfrentarse a peligros e intentar sobrevivir, para así volver formados, volver adultos y poder formar parte de la sociedad; de la misma manera, el aprendizaje del arquitecto debería ser ello, un viaje iniciático donde se prepare al hombre/mujer para ver la realidad con otros ojos diferentes del que no sabe, del profano; un viaje que nos forme en el gusto por la belleza y por las cosas bien hechas.


Viaje = Acción y efecto de viajar. Traslado que se hace de una parte a otra por aire, mar o tierra. Camino por donde se hace. Ida a cualquier parte, aunque no sea jornada, especialmente cuando se lleva una carga. Carga o peso que se lleva de un lugar a otro de una vez. Estado resultante de haberse administrado una droga alucinógena. (2)
Desde el grand tour hasta el turismo de masas son muchos los arquitectos, artistas, periodistas y hombres cultivados que han viajado a lo largo de la historia para tomar notas, apuntes, fotografías para ayudar a la memoria (mnemósine) a recordar una realidad que les es extraña.


momento de contemplación en Hampi. India


Los arquitectos (nórdicos) viajan (al mediterráneo) para aprender todo aquello que desconocen, empaparse del exotismo de otras culturas para así después traducirlo en obras posteriores; sin darse cuenta, que ellos también serán imitados. El viaje, es así, un intercambio de conocimientos que enriquece la arquitectura y la hace evolucionar.



(1) Concepto al que hace referencia Enric Miralles en su tesis doctoral titulada: Cosas vistas a izquierda y derecha (sin gafas).
(2) Definición extraída del diccionario de la Real Academia Española.


diumenge, 25 d’octubre de 2009

Envidia (I)

Me pregunto porque en "nuestros" edificios más "emblemáticos" aceptamos alegremente la más absoluta falta de rigor, aplaudimos las débiles justificaciones que no soportan el mínimo análisis exigido a cualquier estudiante de primeros cursos. Más patente se hace la falta de rigor, en todas las facetas, cuando uno considera los honorarios de los edificios a los que me refiero.

Con la arquitectura sostenible ha llegado la panacea, cualquier solución, por absurda y peregrina que sea, es justificable si es "ecológica", con el consiguiente aplauso generalizado:

- Una "estrella" de la arquitectura nos explica que para impedir que entre el sol en su edificio lo recubre todo con una segunda fachada a base de lamas de vidrio o madera (incluida subestructura de acero e instalación de springlers, por si se incendia), y aplaudimos. Nada sabemos del coste económico y energético de esta segunda fachada, de la cantidad de CO2 liberado a la atmósfera, ni los años necesarios para amortizar estos recursos. Tampoco sabemos por qué esta dichosa solución se repite indistintamente en las fachadas norte, este y oeste (¿será por si trasladan el edificio a otro hemisferio?).


- Un arquitecto camino de ser "estrella" puede explicarnos que ha pintado la estructura de su edificio de verde fosforescente con una pintura fotoluminiscente y que "esto es muy ecológico" porque se "ahorra" los focos para iluminarlo de noche. La estructura de dicho edificio funciona con todo de pilares-tirantes que primero suben las cargas hasta la cubierta, para después bajarlas escenográficamente por la fachada, empleando algo así como el doble de acero (vamos, ecológico de cojones). De la pintura, que la casa garantiza unos 25 minutos de fotoluminiscencia siempre que las luces de alrededor estén apagadas, por supuesto no sabemos que coste energético tiene (ni económico), ni cuanta energía podría producirse con el CO2 liberado en su fabricación, ni su toxicidad o los residuos químicos generados en el proceso. Finalmente, tampoco sabemos ¿para qué narices debe iluminarse la fachada del edificio?.


Porque aceptamos sin rechistar esta falta de rigor en estos costosísimos edificios públicos:

¡Por envidia!

Por que yo también quiero que un político con afán de presumir de edificio "emblemático" y "sostenible" nos encargue uno donde el presupuesto sea menos que una prioridad, donde el programa funcional brille por su ausencia o se amolde a la "identidad" de nuestro proyecto. Queremos periodistas que generosos publiquen nuestras notas de prensa con nuestras ocurrencias sin el menor análisis previo.



¿Alguien se ha fijado en las memorias de estos proyectos? Es verdad que los arquitectos, con un poco de suerte, nos defendemos dibujando y la escritura nunca ha sido lo nuestro, pero de ahí a las memorias ilegibles y a los panfletos huecos destinados más a los periodistas que al cliente (debe ser que las entidades públicas no leen), cargados de frases sin significado del tipo "la arquitectura de los bits", o "la pedrera del siglo XXI", que la prensa transcribirá literalmente, hay todo un camino que no se recorre inocentemente.

Definitivamente, es la envidia que nos hace aceptarlo con entusiasmo participativo, soñando con algún día gozar de estos encargos. Contemplando como la "ecología" y la arquitectura dejaron de ser una negocición con el medio para convertirse en fantásticas escenografías tecnológicas, o peor, burocráticos trámites.

Hoy me declaro convicto de escepticismo.





dijous, 22 d’octubre de 2009

Navega, edificio mío, sin temor...


Un feliz encuentro...


dijous, 15 d’octubre de 2009

¿Que hacer con estos cacharros?



".... no es de nuevo cuestión de oportunidad o sentimiento el que debamos conservar los edificios de tiempos pasados o no. No tenemos derecho alguno a tocarlos. Pertenecen en parte a aquellos que los construyeron, y en parte a todas las generaciones de la humanidad que nos seguirán."

Entre los enfoques, este es el más inflexible y radical que conozco, la cita pertenece a una de las lámparas del puritano John Ruskin. O sea, que estas ruinas, u otros edificios del pasado, no los podemos ni tocar, entre otras cosas porque no nos pertenecen, sólo somos algo así como sus gestores -podemos cobrar entrada y poco más-.

No tan radical, pero igualmente contundente es nuestro amigo Isidre: "si no sirve, dinamita". (1)
(1) Y como va de citas: "el poder especial de la cita (...) nace de su capacidad de hacer limpieza con todo, de extraer del contexto, de destruir", una cita sobre citas de Walter Benjamin sustraída del El hombre sin contenido de Giorgio Agamben

No seré yo quien vaya a dinamitar el Partenon, de eso ya se encargaron turcos y venecianos (rematando la faena diplomáticos e historiadores británicos). Ya me gusta tal y como está, no veo la necesidad de reconstruirlo. Tampoco voy a negar que me siento incómodo cada vez que pago una entrada (en este caso muy asumible) para convertirme en un turista que va a contemplar un "monumento histórico". Al cruzar el rodillo uno entra en un nuevo espacio, se produce un proceso de enajenación donde, como en la cita de Benjamin, el objeto es sustraído de su contexto (histórico, cultural, social....), es desligado de cualquier tradición. Cómo un coleccionista que, arbitrariamente, en nombre de alguna autenticidad, libra un objeto "de la esclavitud" de ser útil (y de pasada, aumenta su valor). Extrañados, fuera de contexto, son objetos incomprensibles, uno solo puede apelar al prejuicio o a la cita aprendida en algún medio.

Volviendo a Agamben: "la ruptura de la tradición abre una época en la que entre lo viejo y lo nuevo ya no hay ningún vinculo posible más que la infinita acumulación de lo viejo en una especie de archivo monstruoso", y ahí estamos produciendo trastos kitsch y acumulando cacharros.

El teatro romano de Plovdiv, Bulgaria,
un "equipamiento" aún en uso, un elemento más del paisaje urbano

Tengo entendido que nuestro querido ayuntamiento ha propuesto cobrar entrada para "visitar" el Parque Güell (¿desde cuando un parque se visita?). De esta forma enajenará otro pedazo de nuestro paisaje urbano y sentimental, de nuestra tradición, para entregarlo a las huestes de turistas y visitantes, entregados a su belleza e imposibilitados de comprender nada. Perdonen que me ponga melodramático, es que a uno le jode no poder volver a pasear con las novias de la adolescencia por el parque, y no porque ya no sea adolescente.

la mirada de Isidre sobre el Parque Güell
Sin duda no parece la mejor manera de gestionar el turismo, separando turistas de autóctonos, dándoles a los primeros un brazalete, mirándolos con ojos de dolar y cobrándoles por pasear, mientras que a los demás nos quitan nuestros paisajes de infancia y adolescencia. +
P.D.- si algún día la reconstrucción del pabellón de Alemania tuvo sentido, lo perdió en el momento que empezaron a cobrar entrada, y yo perdí un magnifico lugar para ir a leer.

dilluns, 12 d’octubre de 2009

Esquinas



Esta entrada va dedicada a las cuatro esquinas que forman el cruce entre Pho Ta Mien y Pho Luong Ngoc Quyen, en la ciudad de Hanoi (Vietnam). Están ocupadas por diversos puestos bulliciosos de bia hoi, la cerveza más barata del mundo: con 10$ puedes pagar 100 cervezas y hacer muchos amigos. Tengo que reconocer que allí pasé muchas horas sentada junto a mi recién marido que, al igual que yo, es un gran practicante de la vida contemplativa. Entre litros y litros de cerveza veíamos la vida pasar (es importante que sepáis que la cerveza es de elaboración artesana y tiene muchos menos grados que una cerveza normal, a ver qué os vais a creer...). Entre aquellas cuatro esquinas se desarrollaba la trama real de una película apasionante, de la que era imposible apartar la mirada ni siquiera para levantarse e ir a evacuar todo el líquido que estábamos ingiriendo como antídoto al calor asfixiante que nos envolvía. Aquella sucesión de imágenes caóticas y sonidos ensordecedores quedaron grabados en mi memoria. Mi mano intentó reproducirlos en la libreta que me acompañó durante todo el viaje, para no olvidarlos, para emocionarme al recordarlos, para que sigan hablando de aquello que vi y para que los pueda compartir con todos vosotros. Es por ello que aquí os los dejo...


diumenge, 4 d’octubre de 2009

entre el low-tech y una artesania perdida


Uno de los problemas que nos encontramos (o que me encuentro yo, en un pequeño despacho y con una medida de cliente y proyecto de lo más heterogénea) es el de ajustar las soluciones constructivas a la medida del proyecto y de la empresa que lo llevará a cabo. Siempre tengo la sensación que la empresa constructora que me ha tocado en liza es, o demasiado pequeña para la obra que está haciendo (o sea no tiene los medios necesarios), o demasiado grande y desdeña una obra tan pequeña (no pone los medios necesarios) o ambas cosas a la vez.


Me cuesta asumir que esto no es una industria, más bien se trata de una artesanía donde los artesanos hace tiempo se dieron de baja. Como buena artesanía, "cada maestrillo tiene su libro" y hay de tí si lo que pensaste en el despacho no se adapta al maestrillo carpintero, herrero o paleta con el que tratas.


En resumen, que esos detalles, trabajados en el despacho, que se les supone garantía de calidad y buen acabado, inevitablemente en todas las obras acaban modificándose. Proyecto en mano, estoico, contra viento y marea, empieza una lucha por no perder el horizonte ante la evidencia de tener que adaptarse a las exigencias y limitaciones de industriales varios. Y lo peor es que me gusta: rediseñando esos detalles a pie de obra "disfruto" (aunque esto no debería decirlo). Deben referirse a esto con eso de "el proyecto esta vivo".




El edificio de la foto es un pequeño hotel de montaña, una fachada basada en la unidad y solidez de un único trazo y material. Pues bien, en dicha fachada intervinieron dos constructores, con tres carpinteros y ¡tres tipos de madera distintos! El trabajo del carpintero que construyó, y bastante bien, los porticones no podía depender del cerrajero (¡hay que joderse!), así que dichos porticones se negociaron y modificaron postergando el papel del cerrajero -tanto que los tirantes aún los espero-. Y de esta guisa eran las razones por las que en cada visita cambiamos todas las soluciones hasta acabar con unos detalles que conservaban del proyecto la madera y poco más (¿todo el mundo trata con industriales tan "exigentes"?)



como hoy va de intimidades y alguien se quejó que este blog cojeaba en su faceta técnica me he permitido escanear uno de los múltiples croquis, dudo que el último, que conservo. Quiza debería poner el detalle de proyecto al lado (para la próxima entrada).


Ficha Técnica: Hotel Ermitatge de Quadres, Isovol, client: Centre Gastronòmic i cultural de Quadres. Arquitecte: Arnau Solé, Aparellador: Miquel Grifell, constructor principal: Construccions Bellver S.C.C.L. obra: 2003-2005



Si buscáis el hotel, me han comentado que mis clientes se lo vendieron y los nuevos propietarios lo han adornado con palmeras de plástico, lucecitas de colores y terracitas varias (lo dicho, hay que joderse).

dijous, 1 d’octubre de 2009

Barcelona, cara B

...O la cara oculta de la mona de Páscua...

Es "la mona" un pastel al que, a la que toca Páscua, le plantan un huevo de chocolate encima y lo adornan con plumas de colores y pollitos. Pollitos de pega, claro, no se fueran a cagar dentro del pastel... Este pastel es el que todo padrino regala a su ahijado en Catalunya.

Barcelona tiene algo de mona. De excesivo. Empezó con el Mundial del 82, saltó a la estratosfera con los Juegos Olímpicos y a partir de allí ya se pasó de frenada: festival de colores donde los "tripis" de esta fiesta rave son rascacielos-consolador de lucecitas (Nouvell), hoteles-vela que un mal viento se llevara (Bofill), discotecas sesenteras que no logran superar el síndrome post-Fórum (Herzog&DeMeuron)...

Y así estamos. Aturdidos ante una ciudad que no la reconoce ni la madre que la parió. Así que démosle la espalda y subamos a Montjuïc.



El castillo es así, siniestro. Manda huevos las fortalezas cuando no sirven para proteger de nada, tan solo para someter a la ciudad. Nació para mantener a raya Barcelona tras la guerra de sucesión, y desde entonces ilustres personajes de la Historia de España han pasado por aquí, regando a cañonazo limpio la ciudad: Espartero, Prim... Quizás tendría su punto desempolvar alguna pieza de artillería para corregir excesos urbanísticos...





Desde esta funesta atalaya, Barcelona se nos muestra como aquella Ciudad de los Prodigios que glosara Eduardo Mendoza...





Pero nos apetece mirar hacia otro lado, buscar una cara B realmente alternativa a la Ciutat Pasqual.





Y es que las caras B tienen eso, un no sé qué que las hace irresistibles...


FICHA TÉCNICA: Copiada del blog de antropòfag (con perdón pero es que el tema se solapa...)