dilluns, 25 de gener de 2010

Dolor, dibujo, arquitectura.

"Nuestra Vida es tan infinita como ilimitado es nuestro campo visual". 6.4311 (final)
Ludwig Wittgenstein, "Tractatus logico-philosophicus".





¿Se acuerda alguien de "El vientre del arquitecto" ("The belly of an Architect")?

Una peli del 87 del siglo pasado, de Peter Greenaway, donde Brian Dennehy interpreta uno de sus pocos papeles protagonistas... ¿Sí? ¿Les suena? Les pongo en situación: un afamado y maduro arquitecto americano (Stourley Kracklite) llega a Roma para comisariar una exposición retrospectiva sobre otro arquitecto: Etienne Louis Boullée. Casi nada. El argumento, pues que del polvo venimos y al polvo vamos. Y de polvo en polvo. Si les pica la curiosidad, adelante con la peli. Háganlo. Yo me lo pasé pipa. Si no les gusta, les cedo el espacio de comentarios de un poco más abajo para que me dejen a parir.

Pero si rescato este casi fósil del celuloide, es porque incluye la escena donde se refleja mejor que en ningún otro lado lo que significa el dibujo para un arquitecto: todo. Para él, entender es dibujar. Los límites de su conocimiento son los límites de lo que puede dibujar. Lo puede dibujar todo. Incluso el dolor.












Cuando acuda al médico con sus planos de dolor, éste le preguntará: "Arquitecto, supongo..."




Esto ha sido una coproducción conmigo mismo, en el antropógrafo, a propósito de una serie dedicada al Tractatus.

1 comentari:

  1. Jajajaja! A ver si Arnau me hace un plano de su amor, el amor, lo voy a meter en un compromiso...
    Pero, pero, pero, aunque durante muchos años mi peli favorita fuera The Pillow book, en general, Greenaway no resiste un segundo visionado, y El vientre del arquitecto, ni siquiera un primer visionado. Aunque, como me gusta torturarme, la he visto dos veces, y el polvo en el tren al principio me molaría imitar, así que le diré a Arnau que lo del plano lo haga luego, que ahora pillamos un trennnnnnn. Nini

    ResponElimina