dissabte, 9 de gener de 2010

Melón con jamón.


Esbozo de los vestuarios del Ateneu Torrellenc.

En esto de la bloggesfera practico una navegación muy de cabotaje. Para no perder la línea de la costa en este mar ignoto, voy de conocido a conocido del conocido, para poco a poco dejar que el horizonte se vaya ampliando sin riesgo a naufragar en el tedio. Así las cosas, ya no sé por qué caminos he acabado recalando en el puerto del Crítico Constante, un feliz encuentro que os manifiesto muy recomendable. El caso es que hará unos pocos días, comentó un chascarrillo oído a una conocida con la que compartió una tarde. Me permito reproducirlo bajo estas líneas porque refleja una lógica muy común en muchos proyectos:

Un arquitecto y un constructor se van a comer. Pregunta el camarero qué tomarán de primer plato y el arquitecto dice:
-Para mí, melón con jamón.
-Y yo, sandía con chorizo -añade el maestro albañil.

Lógicamente, se permiten todo tipo de permutaciones, ya que donde dice constructor cabe el cliente... e incluso el arquitecto!



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada